Apostolado

Evangelizar para nosotras es la prioridad, sentimos en nuestro corazón resonar las palabras del gran apóstol Pablo: “¿Cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?  ¿Y quién predicará sin ser enviado?” (Rm 10,14-15). Nosotras hemos respondido como Isaías: “Envíanos a nosotras Señor” (Is 6,8).

Nuestra acción apostólica fundamentalmente está orientada a establecer los programas de Evangelización que el Obispo nos permita realizar en su Diócesis, para trabajar en las parroquias con el fin de convertirlas en parroquias “en salida” (cfr. EvG 20)

Hemos sido llamadas, como María a llevar las buenas noticias a los hermanos, teniendo prioridad por atender a los más alejados, que no siempre son los pobres económicamente, sino aquellos que no tienen la alegría de saberse salvados y acogidos por Dios y por su Iglesia.

Ya que queremos que ellos también tengan como nosotras, la alegría y el gozo del Evangelio que se produce por la inhabitación del Espíritu Santo (Cfr. Rm 5,5) alimentado adecuadamente por la oración y los sacramentos. Queremos que todos y cada uno de nuestros hermanos, tengan vida y la tengan en abundancia (Cfr. Jn 10,10).