VIDA COMUNITARIA

  • Queremos con nuestra forma de vivir, de pensar y de proponer el Evangelio ser imagen del amor de Dios. Que quien nos vea y nos oiga se sienta invitado a unirse a la Iglesia, no solo de forma celebrativa, sino total; y a formar parte del cuerpo de Cristo

  • Por las mañanas pasamos largos ratos en la presencia del Señor, resguardamos nuestra vida espiritual de oración y nos formamos con el estudio de algunas materias. Por la tarde nos dedicamos al apostolado, para dar esa presencia y alegría de Dios en nuestra vida a los demás.

  • Vivimos en comunidad, profesamos los votos de pobreza, obediencia y castidad.